5 Frases de desamor que Tres veces Tú de Federico Moccia nos dejó

El desamor, al igual que el amor, llega a tu vida sin avisar, incluso, cuando todo parecía marchar mejor que nunca. Hoy queremos compartir contigo unas frases de desamor de ‘Tres veces tú’ (el final de ‘3 Metros sobre el cielo’) realmente impactantes y que de seguro harán sentir identificado a más de uno.

Estas frases de desamor destacan porque, además de que nos envuelven en el ambiente de la romántica historia de amor de Hache, Babi y Gin, también nos muestran que no todo es felicidad, que todos cometemos errores y que a veces, es tarde para darnos cuenta.

  1. No puedo aceptar haber desperdiciado ni un segundo de cada momento de tu vida de cada uno de tus alientos, de cada una de tus sonrisas o de tus penas, me habría gustado estar ahí, incluso en silencio, pero ahí, cerca de ti, a tu lado.
  2. Cuando haces sufrir mucho a alguien, ese dolor no se va nunca, esa cicatriz permanece en el corazón, colocada como una ligera hoja que, caída en octubre de un gran árbol, se queda allí para siempre. Y, tanto si lo quieres como si no, ningún viento, ningún meticuloso barrendero conseguirá limpiar ese corazón nunca jamás.
  3. Y, por primera vez, esa palabra, amor, me parece que desentona un poco. Como si de repente algo se hubiera roto.
  4. El amor nace y se termina sin una verdadera razón, ése es su más bello misterio, es éste el dolor que todavía me acompaña.
  5. Me siento tremendamente culpable, porque comprendo que su felicidad pende de un hilo que yo puedo cortar, destruyendo para siempre su preciosa sonrisa.

Hay veces en las que nos rompen el corazón y otras, en las que somos nosotros quienes con nuestras malas decisiones, lo rompemos, tanto el nuestro, como el de la otra persona. ¿Y sabes qué es lo peor? Que usualmente nos damos cuenta luego, cuando ya todo terminó, cuando no hay solución y es muy difícil dar marcha atrás.

Estas frases de desamor de ‘Tres veces tú’ nos regalan ese toque de realidad que necesitamos en nuestra vida. A veces dejamos que todo termine, que todo se acabe y que todo muera sin detenernos si quiera a pensar que pudimos haber hecho algo al respecto, que pudimos aunque sea voltearnos a decir adiós.

No hay dolor más grande que el de aquel que se sufre por una decepción amorosa. No hay mayor pena que la de saber que se pudo hacer algo por rescatar aquello que tanto amamos, pero que ciertamente, nunca apreciamos por completo. Deja que las frases tristes de amor de esta historia de Federico Moccia te ayuden a entender la lección que aquella relación rota te dejó. ¡Suerte!

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *