Frases tristes de amor del libro Tres veces tú de Federico Moccia

Todo el mundo ha tenido alguna vez un amor no correspondido, un amor a medias o un amor que no pudo llegar a ser. Esta vez, Federico Moccia nos trae en su libro ‘Tres veces tú’, unas frases tristes de amor que nos ayudarán a expresar toda esa bruma de emociones que el desamor genera en nuestra vida.

A veces es difícil llegar a pensar cómo es que se puede sufrir por amor, cómo es que un sentimiento tan hermoso, tiene una contraparte consigo, pero así es. Nada es perfecto, incluso en este bello sentimiento que cuando no es correspondido, duele muchísimo. Las frases de desamor presentes en ‘Tres veces tú’ remueven un poco el sentimiento que ocultas en lo más profundo de tu interior, aquella cicatriz que merece la pena remover para poder curar.

  1. Hay películas que, inevitablemente, abren viejas heridas, cicatrices que provocan justo el mismo dolor que cuando cambia el tiempo.
  2. Yo ya no era nada, mi vida se estaba yendo a pique hasta que la conocí a ella.
  3. No puede saber lo que sentí entonces, todas las veces que pensaba en ella, y que, sin embargo, debería haber apartado su recuerdo para siempre. Pero así es como fue. No fui capaz de prohibirle la entrada en mis pensamientos.
  4. Sabía que te habías quedado dentro de mí o que, en todo caso, algo había pasado, se había perdido… o recuperado.
  5. Lo nuestro podría haber sido un amor precioso, sin embargo, has elegido no quererme, no era bastante para ti.

Y aunque digan por ahí que el tiempo cura todas las heridas, existen algunas que solo pueden ser sanadas comprendiendo que no podemos gobernar en los sentimientos de la otra persona, que quizá no basta con querer lo suficiente, pues si no eres lo que esa persona desea en su vida, cualquier esfuerzo por conquistar o recuperar su amor será en vano.

A veces encontramos la cura y la enfermedad en una misma persona. Es complicado, pero hay tantas formas en las que estas frases tristes de amor del libro ‘Tres veces tú’ pueden ser usadas o interpretadas, que cada quien acorde a sus propias vivencias puede hacer suyos estos pensamientos de Federico Moccia.

Recuerda que a veces encontrar la forma apropiada de expresar tus sentimientos, por más desamor que se involucre en estos, es lo único que se necesita para comenzar a curar la heridas de aquel pasado, de aquel amor que te dejó huellas imborrables en el corazón. ¡Hasta la próxima!

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *